Se desconoce Datos Sobre turismo murcia

Siguiendo los pasos de la época árabe, de gran influencia en el actual trazado de la ciudad, se pueden presentarse algunos tramos de la muralla defensiva que se levantaron para proteger Murcia de los ataques cristianos.

Iglesia de San Nicolás: este templo es muy espacioso y posee gran riqueza constructiva. La gran cantidad de utensilios ornamentales da una sensación de veterano barroquismo.

Pablo Sístori pintó los retablos de perspectiva de la capilla longevo y el crucero con la técnica del tranpantojo. Esta iglesia ofrece varias esculturas de Salzillo, en cuya contorno se plataforma la capilla de San José.

Es aconsejable sentarse en cualquiera de las terrazas de la plaza de Belluga y gozar un café, un chocolate, o una cerveza disfrutando del espectacular barroco de la Catedral.

Iglesia de Jesús: de planta octogonal, fue levantada en torno a 1670 y concluida en los años finales del siglo XVII como iglesia propia de la Cofradía de Jesús. Es un seguro teatro pensado para mostrar los misterios de la pasión.

Iglesia de San Andrés: antiguo convento de San Agustín, muy  unido a la historia de la ciudad. Concluida alrededor de 1689, alberga en su interior la capilla de la Inmaculado de la Arrixaca, antigua patrona de Murcia, diferenciada como si fuera una iglesia Internamente de otra iglesia, se tuvo que reubicar al finalizar las obras de la actual planta. La iglesia cuenta con importantes obras de Salzillo: San Andrés y San Roque.

TripAdvisor LLC no se responsabiliza del contenido de sitios web externos. Impuestos y tasas no incluidos en las ofertas.

En el entorno de las plazas de Belluga y Los Apóstoles y de sus calles adyacentes se reparten bares, restaurantes, cerveceríVencedor y tabernas en las que disfrutar de la cocina Doméstico e internacional, pero sobre todo de un variado surtido de tapas fríTriunfador y calientes.

Palacio Almudí: alto en el siglo XVII y atribuido a Pedro Monte de la Isla. Construido entre 1602 y 1628. Fue un edificio conocido destinado al almacenaje del grano procedente de los diezmos, por eso incluso recibe el nombre de pósito de trigo.

En el entorno de dos de las plazas más alegres y típicas de la ciudad, Santa Catalina y las Flores, y entre las calles Arzobispo Simón López y Ruipérez y las plazas de San Pedro y Anciano, encontramos una nutrida zona de terrazas, bares y restaurantes idónea para disfrutar del tapeo, así como para degustar especialidades típicas murcianas, el pastel de carne (que data del siglo XVII), la "marinera" (rosquilla con ensaladilla y anchoa) el "casamiento" (anchoa y puedes probar aqui boquerón) el zarangollo, los michirones, la patata cocida con ajo, y toda una variada escala de imaginativos bocados, de frituras, salazones, ibéricos, y productos de la huerta y el mar.

Toda la iglesia es un escaparate para la escultura de Francisco Salzillo, repartida por el edificio. 

Brillante compendio de los estilos arquitectónicos de más de cinco siglos. Destacan cuatro joyas en tan fabuloso Fortuna: la frontispicio retablo barroca o imafronte, la gótica capilla de los Vélez, la renacentista capilla de Junterón y su emblemática torre de noventa y seis metros de categoría -que sustituyó a la antigua torre medieval- y veinticinco campanas. Curiosa superposición de estilos y bellísimo hito que domina la ciudad y la huerta.

Salzillo realizó para el circuito los famosos pasos procesionales de la mañana de Viernes Santo, logrando un escenario armonioso entre Edificación y escultura. En las tribunas se conservan todavía originales, las pinturas de Pablo Sístori, de 1792.

Con más de 50 primaveras de experiencia, la Escuela Universitaria de Turismo ofrece al pupilo un completo programa didáctico para obtener la cualificación necesaria, tanto teórica como ejercicio, para ingresar a un mundo laboral cada vez más competitivo. Asimismo puede ver esta web con una presentación de la Escuela Universitaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *